may 162012
 

Puedes padecer los siguientes trastornos si careces de:

Azufre

Poca resistencia frente a las infecciones. Enfermedades de la piel. Defectuosa asimilación de los alimentos. Debilitamiento bronquial

Ajo, cebolla, repollo, puerro, cebada, dátiles, rabanitos, maíz, arroz integral, almendras, germen de trigo, coliflor,  albaricoque, fresas, huevos

Calcio

Deficiencias óseas, dentales y musculares y a una disminución general de las defensas.

Brotes de alfalfa, agar-agar, avellanas, perejil, ajo, semillas de sésamo, almendras, diente de león, garbanzos, nabos, repollo, zanahorias, cereales integrales, espinacas, nueces, coliflor, almendras, uvas, cebollas, lentejas, mandioca.

Clorofila

Tendencia a padecer infecciones. Anemia. Debilitamiento cardíaco, muscular y nervioso. Cansancio.

La clorofila se encuentra en todas las verduras verdes o frutos y plantas que en su proceso de crecimiento hayan pasado por un estadío verde.

Fermentos

Asimilación defectuosa de los alimentos y transformación incompleta de los mismos.

Frutas y verduras crudas, miel, quesos y  huevos orgánicos. Cuando los alimentos se consumen por encima de los 50º, los fermentos se destruyen

Fósforo

Insuficiencias óseas, humorales  y nerviosas. Depresión.

Semillas de zapallo, semillas de sésamo, harina de avena, nueces, harina de trigo, semillas de girasol, maní, lentejas, porotos aduki,  almendras, germen de trigo, dátiles, uvas con sus semillas, cebollas, leguminosas, brotes de alfalfa, repollo, espinaca, zanahoria, coliflor, manzana, puerro, mijo, hinojo, mandioca, yema de huevo. La lechuga favorece la asimilación del fósforo.

Hierro

Anemia, problemas de crecimiento en los niños, constipación y disminución de las defensas en general

Brotes de alfalfa, semillas de zapallo, semillas de girasol, lentejas, arvejas, ají rojo, semillas de sésamo, garbanzos, perejil, agar-agar, germen de trigo, berro, espinaca, zanahorias, avena, avellanas, almendras, nueces, lentejas, coliflor, lechuga, cebada, rúcula, puerro, mandioca, cebolla y miel.

Magnesio

Debilitamiento general. Trastornos degenerativos (cáncer, diabetes).

Trastornos nerviosos. Anemia.

Dátiles, espinacas, batatas, avena, coliflor, brotes de alfalfa, mandarina,  bananas, harina de trigo integral, almendras, nueces y avellanas.

Potasio

Contracciones musculares, calambres. Decaimiento general

Brotes de alfalfa, lentejas, semillas de sésamo, semillas de girasol, maní, banana, nueces, perejil, avellanas, dátiles, pasas de uva, jengibre, naranja, coliflor, ajo, tomate, coliflor.

Sílice

Endurecimiento de los vasos sanguíneos, arteriosclerosis.

Trastornos óseos, dentales  y musculares. Problemas renales y cardíacos. Diabetes.

Piel de frutas, verduras y -especialmente- cereales integrales. Manzanas, leguminosas, repollo, cebolleta, echalottes y fresas.

Yodo

Deficiencias glandulares (tiroides, fundamentalmente). Se hacen más lentos los intercambios celulares. Tendencia a congestionarse y en general una disminución de las defensas del organismo.

Algas, ajo, cebolla, berro, espinaca, espárragos, nabo, champiñon, arroz integral, rabanitos, zanahorias, cereales y puerros.

Fuente: www.ttiklik.com

Continue reading »

may 052012
 

  • En el sudeste asiático, las mujeres no toman productos lácteos, pero tampoco padecen de osteoporosis, a pesar de haber ingerido mucho menos calcio que las occidentales.
  • Cuando los chinos introducen la leche en sus dietas se produce un aumento de la osteoporosis.
  • Curiosamente en la actualidad hay más osteoporosis que en los años 40, aun cuando desde entonces el consumo de lácteos ha crecido enormemente.

CALCIO Y ENVEJECIMIENTO

Cuando el calcio no se administra bien, es decir, cuando la dieta no es deficiente en calcio pero éste no se acumula en huesos y dientes, es porque o se está excretando o se está acumulando en los tejidos blandos.

La acumulación de calcio en los tejidos blandos causa artritis, bursitis, espondilitis, cálculos biliares, cálculos renales y arteriosclerosis.

Es muy frecuente encontrar personas que sufren descalcificación y a la vez tienen problemas relacionados con la calcificación de tejidos.

DOSIS ALTAS PUEDEN SER PELIGROSAS

El tratamiento tradicional consiste en dosis altas de calcio. Esto no soluciona el problema de fondo, que es una mala asimilación. Una suplementación excesiva de calcio, cuando el organismo no es capaz de asimilarlo adecuadamente puede tener consecuencias graves derivadas de la acumulación de calcio en arterias, articulaciones u órganos como hígado y riñón.

Debe de existir una buena administración del calcio presente en la dieta. Si podemos mejorar las condiciones de absorción a través del intestino, mejorar el transporte de calcio a través de las membranas celulares y eliminar aquellos factores que producen pérdidas de calcio en los huesos, podremos mejorar la calcificación ósea sin tener que recurrir a dosis altas de calcio.

Los excesos de nutrientes como el sodio, fósforo o flúor, el consumo excesivo de lácteos, proteínas de origen animal y azúcares, o la deficiencia de magnesio, cinc, boro desequilibran el organismo y dificultan su acumulación en el hueso.

CÓMO FAVORECER LA ABSORCIÓN

Hace falta que haya una buena proporción de flora bacteriana para que la pared intestinal se halle en buenas condiciones. Esto puede conseguirse mediante suplementos con L. Acidofilus y evitando factores que perjudican a la flora intestinal, como el exceso de proteína animal. Aminoácidos como la lisina y la arginina también pueden ayudar, ya que actúan transportando el calcio a través de la membrana de las células intestinales.

La ingesta excesiva de salvado, pan integral o espinacas pude dificultar la absorción del calcio.

La vitamina D aumenta la absorción intestinal, por lo que deberemos tomar aceite de hígado de bacalao, clara de huevo y pescados azules como salmón, atún o sardinas. La mayor fuente es la exposición solar.

MEJORAR EL TRANSPORTE

Un exceso de sodio en la dieta o una falta de potasio hacen que este mecanismo que proporciona energía a la célula falle, y el calcio se acumule en los tejidos blandos.

Debemos incrementar el consumo de potasio, por lo tanto frutas, verduras de hoja verde, patatas, coliflor, legumbres, pepinos, apio, tomates y berenjenas.

Deficiencias de magnesio y cinc disminuyen aún mas la actividad del mecanismo de transporte del calcio. En personas con riesgo de osteoporosis se recomienda un complejo vitamínico – mineral que incluya como mínimo 500 mg. de magnesio y 15 mg. de cinc, además de boro, sílice, complejo B y vitaminas A, D, C y E.

Cierto factor presente en el café, te, vino y chocolate impide el buen funcionamiento del transporte de iones a través de la membranas celular induciendo a la acumulación de calcio y sodio.

QUÉ SE DEBE EVITAR

Una dieta alta en fósforo produce una secreción excesiva de la PTH, con la consiguiente pérdida de calcio.

Un exceso de fósforo en la dieta se debe al consumo excesivo de bebidas gaseosas, aditivos añadidos a la elaboración de productos envasados, carne de vacuno y suplementos alimenticios como el germen de trigo, levadura de cerveza o salvado

Alimentos enriquecidos: El consumo excesivo de vitamina D puede favorecer la calcificación de arterias y articulaciones.

Las dietas altas en azúcares y productos refinados pueden alterar los niveles de glucosa en sangre y por tanto afectar al metabolismo del calcio.

may 052012
 

El Magnesio es el quinto mineral en abundancia en nuestro organismo, tiene muchas propiedades pero es muy conocido por ayudar a la absorción del calcio y ser un potente relajante muscular.

Entre sus propiedades podemos destacar:

Sistema nervioso

Los diversos sistemas enzimáticos que requieren Magnesio, ayudan a restaurar los niveles normales de energía, disminuyendo la fatiga. Debido a estas funciones y a sus efectos sobre el sistema neuromuscular, el Magnesio contribuye a disminuir: nerviosismo, ansiedad, insomnio, depresión y calambres musculares. Por estos motivos se administra a niños que sufren el síndrome de déficit de atención e hiperactividad, generalmente en conjunto con Vitamina B6.

Los niños y adultos tienden a dormir mejor ingiriendo Magnesio antes de acostarse. Los alcohólicos tienden a sufrir bajos niveles de magnesio, por lo que es de utilidad durante los síntomas de abstinencia y para reducir las “resacas”.

Migraña

Numerosos estudios sugieren que el uso regular de Magnesio contribuye a prevenir cefaleas migrañosas.

Audición

También puede evitar la pérdida de la audición producida por la exposición a ruidos intensos.

Autismo

Una serie de interesantes estudios sugiere que la combinación de vitamina B6 y Magnesio puede contribuir en el autismo.

Magnesio en las mujeres

Varios estudios sugieren que puede ser de ayuda en los calambres musculares de laspiernas inducidos por el embarazo.

Dismenorrea

Un estudio doble ciego placebo-controlado de 50 mujeres con dolor menstrual demostró que el tratamiento con Magnesio mejoró significativamente los síntomas.

Síndrome Pre-menstrual

Estudios doble ciego sugieren que el Magnesio puede ser de utilidad en la dismenorrea (dolores menstruales) y síntomas del síndrome premenstrual, incluyendo la migraña menstrual.

Para aliviar las molestias del síndrome premenstrual, se recomienda suplementar con Magnesio en cantidades iguales o superiores al Calcio (cerca de 500-1.000 mg. día).

may 032012
 

Alimentación: un conjunto de acciones que permiten la introducción de alimentos en nuestro organismo. La selección de alimentos, su cocinado y su ingestión. Y todo esto depende de las necesidades individuales, la disponibilidad, el aprendizaje, la cultura y la religión, la situación social y económica, aspectos psicológicos y geográficos…

Nutrientes: materiales con los que construir o reparar nuestro propio organismo, energía para hacerlo funcionar y reguladores que controlen ese proceso:

  • Lípidos
  • Hidratos de Carbono
  • Proteínas
  • Vitaminas
  • Minerales
  • Agua

Nutrición: comienza donde termina la alimentación (al entrar los alimentos al aparato digestivo). Es un proceso, o conjunto de procesos mediante los cuales nuestro cuerpo incorpora, transforma y utiliza los nutrientes contenidos en los alimentos para mantenerse vivo y realizar todas las funciones propias.

La alimentación es voluntaria; la nutrición no.

Por ello es muy importante seleccionar bien los alimentos, el tipo y cantidades que introducimos en el organismo; nuestra salud depende de ello y en ElikaBio nos proponemos daros algunas pautas e informaciones con las que poco a poco iréis consiguiéndolo. Esperamos que os sea de ayuda.