ago 092013
 

En la actualidad, casi todas las personas interesadas en una Vida Esencial son conscientes de la vinculación entre el maíz transgénico de Monsanto y los tumores de cáncer. La noticia de una reciente investigación se está extendiendo como un reguero de pólvora a través de la red y el apoyo a la Proposición 37 – que trata de etiquetar los OGM en los alimentos transgénicos – está creciendo día a día.

La mayor parte de los cereales con más probabilidades de contener maíz transgénico (GM) son los cereales para niños.

Aún, los medios de comunicación no nos han informado sobre los alimentos vendidos en el súper y hechos con maíz genéticamente modificados de Monsanto (maíz GM o transgénico). ¿Qué alimentos tienen más probabilidades de contener el maíz transgénico de Monsanto? Para responder a esta pregunta, había que visitar un supermercado y comprar 10 cereales para el desayuno elaborados con altos niveles de maíz transgénico.

De acuerdo con el Centro para la Seguridad Alimentaria, hasta el 85% del maíz cultivado en los Estados Unidos está genéticamente modificado. Esto significa que los cereales a base de maíz que no utilizan maíz orgánico tienen una alta probabilidad de contener maíz GM.
La siguiente lista presenta las 10 cereales más populares para el desayuno y que tienen más probabilidades de contener maíz genéticamente modificado de Monsanto. Para el registro, ninguno de estos cereales dicen ser libre de transgénicos, ni estar hecho a base de maíz orgánico. El contenido exacto de estos cereales transgénicos sigue siendo un misterio, precisamente porque los fabricantes de estos cereales se niegan a etiquetar que el contenido tiene maíz transgénico. Esta falta de información en la industria alimentaria pone de relieve la necesidad urgente de una ley de etiquetado para que los consumidores puedan tomar una decisión informada.
Aviso legal: De ninguna manera estamos diciendo que estos cereales causarán tumores de cáncer que crecerán en su cuerpo o que suponen un riesgo inmediato para la salud. Esos estudios todavía no han sido realizados en humanos. El cultivo del maíz transgénico de Monsanto es experimental con desconocidos efectos segundarios a largo plazo para los seres humanos.
Los cereales para el desayuno elaborados con maíz transgénico (GM) pueden llegar a suponer un importante riesgo a largo plazo para la salud humana, pero que aún no ha sido determinada. En este artículo se presenta en el interés público, lo que refleja la precaución razonable a través de un ingrediente alimentario común que los científicos franceses han convincente relacionado con el cáncer y muerte prematura en los estudios realizados en ratas.
Los 10 cereales más populares para el desayuno que probablemente contengan maíz transgénico de Monsanto
Sólo hay una marca de cereales para el desayuno que conozco que es 100% libre de OGM y el 100% orgánico a través de su línea de productos. Esa empresa es Nature’s Path:
Muchas marcas “naturales” que parecen ser saludables y naturales no son en realidad orgánica o libre de transgénicos. Por ejemplo, los cereales “Barbara’s Bakery” no son orgánicos. A pesar de que se colocan en las estanterías junto a otros cereales orgánicos, en realidad están hechas con cultivos convencionales cultivados con pesticidas que pueden incluir hasta el Roundup de Monsanto.
También se puede notar que la mayor parte de los cereales con más probabilidades de contener maíz transgénico (GM) son los cereales para niños. Desgraciadamente, los niños en Estados Unidos están siendo alimentados en su abrumante mayoría con productos transgénicos de todo tipo (no solamente con maíz transgénico). Esto representa un experimento poco ético de parte de Monsanto y está llevando a cabo toda una generación al borde del desastre ya que los efectos a largo plazo del consumo humano de los OGM son simplemente desconocidos.

Lo que sí sabemos es que las ratas alimentadas con este mismo maíz transgénico Monsanto desarrolló sorprendentemente grandes tumores de cáncer.
Las fotos publicadas por el equipo de investigación francés, mostrando grandes tumores cancerosos que crecen en un riesgo muy elevado en las ratas alimentadas con una “vida” de maíz transgénico de Monsanto, se muestra a continuación. Según este estudio, el 70% de las hembras murieron de manera prematura y mostraron un daño significativo a su hígado, los riñones y otros órganos.
Fuente Original: Salud Esencial.Org
may 152012
 

Puede que te sorprenda la pregunta porque en general, y salvo por su alto contenido en calorías, los frutos secos son percibidos como un alimento natural y saludable. Y lo son, pero también es bueno que conozcas el lado oscuro de los frutos secos.

Como siempre, pongamos la cuestión bajo la lupa de Darwin.

¿Qué es un fruto seco? En general se incluyen en esta categoría una amplia gama de frutos, y semillas. Por ejemplo, muchos considerarían a los cacahuetes un fruto seco. Pues no, es una leguminosa (una legumbre vamos) y técnicamente no es un fruto seco. Podríamos decir que un fruto seco, es un alimento de origen vegetal que se caracteriza por estar recubierto por alguna cáscara más o menos dura para proteger la semilla del interior. También se consideran frutos secos a las frutas desecadas. Hoy hablaremos de los primeros.

 

Misión evolutiva de los frutos secos

 ¿Cuál es la misión evolutiva de los frutos secos?

Producir más plantitas, mas nogales, más almendros, más anacardos, etc… Por tanto, hay que pensar que, en principio, a la planta no les interesa que nos comamos a sus posibles futuros hijos. En el caso de los frutos secos esto lo hacen principalmente a través de una cáscara dura. Solo cuando el interior está listo para producir un nuevo ejemplar, la cáscara se rompe y da lugar a un nuevo ejemplar. Esa cáscara la función evolutiva de proteger el embrión interior. Pero además de esta barrera física, también han desarrollado una serie de compuestos químicos para evitar ser comidos y que pueden causar problemas al ser ingeridos.

En un principio, con la cáscara estaban bien protegidos hasta que a algunos chimpancés y a a algunos humanos más listillos se nos ocurrió machacarlos con piedras. A partir de entonces pasaron a formar parte de nuestras dietas y a ser consumidos por diversas poblaciones a lo largo de todo el mundo. Sin embargo, pronto nos dimos cuenta de que con romper solo la cáscara no servía, que algunos de estos nuevos frutos nos podrían dar otros problemas.

Es decir, los frutos secos también tienen antinutrientes.

 

Toxicidad, Ácidos grasos y anti-nutrientes

Hablar de los nutrientes de los frutos secos en general, debido a la diferente composición de cada uno, es complicado, pero sí que se pueden sacar algunas generalidades con algunas excepciones importantes y algunas cosas a tener en cuenta que pueden ser común a todos ellos.

Por ejemplo, ¿Sabías que las almendras crudas vírgenes te pueden matar? Las almendras amargas, contienen una elevada proporción de cianida, un componente tóxico y que ingerido en grandes dosis podría ser mortal.

Afortunadamente, pronto nos dimos cuenta de esto, y fuimos seleccionando las variedades de almendros dulces. Al igual que con las almendras, con el resto de frutos secos, nos tuvimos que ir dando cuenta de qué especies eran las más digestibles o de cómo hacerlas más digestibles.

En general, los frutos secos tienen un alto contenido en grasas y proteínas y bajo en hidratos (las castañas rompen esta norma). De las grasas que tienen, la mayor parte son poli-insaturadas y con un elevado componente de ácidos omega-6 (aunque hay excepciones). Es importante mantener un buen ratio de omega-3/omega-6, así que atiborrarse a comer frutos secos, más allá de su poder calórico no es buena idea.

Pero además, los frutos secos suelen contener ácido fítico. Este compuesto lo utilizan las plantas para neutralizar el fósforo. Cuando consumimos muchos frutos secos también estamos ingiriendo ácido fítico y eso nos puede traer problemas. De hecho, este es uno de los motivos para consumir frutos secos provenientes de la agricultura ecológica, que presumiblemente utilizan menos fertilizantes (es decir, menos fosfatos) y por tanto esos frutos secos tendrán un menor nivel de este ácido perjudicial.

Como contrapartida, los frutos secos tienen un alto contenido de antioxidantes. Muchas cosas en la naturaleza vienen con su ying y con su yang. No hay datos concluyentes pero el exceso de omega-6 (un fuerte oxidante) podría verse mitigado en parte por la vitamina E y los demás antioxidantes presentes en los frutos secos. También es cierto que hay estudios que relacionan el consumo de frutos con un mejor perfil lipídico.

Uno de los métodos tradiciones para reducir estos antinutrientes y/o su posible toxicidad ha sido la dedejar en remojo los frutos secos, y luego secarlos a sol. De esta forma, se produce una pequeña fermentación, que ayuda a eliminar estos antinutrientes. Muchas culturas ancestrales utilizaban esta técnica y es algo que raramente se hace hoy en día.

Conclusión

 

¿Pero me estás diciendo que los frutos secos no son sanos? Para nada.

De hecho, tienen que estar presentes en nuestra dieta porque incorporan gran cantidad de minerales, antioxidantes y ácidos grasos esenciales. Como siempre en nutrición la respuesta no es única, y depende de muchos factores.

Lo que quiero es que conozcas todos sus detalles. Hemos venido consumiendo frutos secos desde hace muchas generaciones, la cuestión es ¿hemos consumido tantos? El consumo ancestral era más bien ocasional y estacional, pero hoy en día tenemos unadisponibilidad 24×365 de frutos secos y eso es algo a lo que nuestro organismo no está habituado.

Si los frutos secos hubieran sido nuestra única fuente de alimentos, habríamos desarrollado mecanismos para mitigar los posibles efectos negativos del alto contenido en omega-6 y ácido fíctico.

Como dicen los ingleses, quizá no sea buena idea “get nuts over nuts“ (volverse loco con las nueces). Uno se pregunta si la etimología inglesa no guardaba alguna otra relación oculta.

 

www.directoalpaladar.com
may 052012
 

El mercurio, un metal neurotóxico de efectos severos sobre nuestra salud, está presente en el organismo de los españoles en una proporción que multiplica diez veces los niveles medios encontrados en ciudadanos de Alemania, Estados Unidos y Canadá, según un estudio del Instituto de Salud Carlos III publicado en abril de 2011.

El trabajo apuntaba como principal causa del problema a la elevada ingesta de pescado de mar -45 kilos por persona y año, más del doble de la media europea- y a la indudable contaminación de los mares y organismos marinos. Por ello, la Agencia Española para la Seguridad Alimentaria ha recomendado a embarazadas y niños no comer pez espada y atún, aunque otras especies salvajes de gran tamaño –como caballa gigante, aguja, pargo alazán, tiburón o blanquillo- también presentan elevados niveles de compuestos mercuriados. Y no son los únicos casos de “pescado contaminado”.

Filete de panga procedente de una piscifactoría vietnamita.
Hay indicios que contienen niveles altos de contaminantes.

El pasado mes de febrero, un estudio realizado por científicos de la Universidad de Granada descubría que el parásito de la anisakiasis está presente en más de la mitad de los jureles y estorninos (especie similar a la caballa) que se capturan en las aguas del norte de Marruecos. La Organización de Consumidores y Usuarios, por su parte, ha desaconsejado en varias ocasiones el consumo de panga vietnamita y perca del lago Victoria –ambos, peces baratos que se sirven en muchos comedores escolares- por la presencia de pesticidas y metales pesados en partidas de estos peces criados de forma intensiva. Y también son numerosos los casos de salmón contaminado con PCB´s o microorganismos patógenos que nos han sobresaltado en los últimos años.

La gran cantidad de pescado que se extrae de los mares y océanos comporta la destrucción de los caladeros.

Del problema de salud pública que representa hoy el consumo de pescado sin garantías apenas hemos empezado a hablar en nuestro país, pero empiezan a salir iniciativas de acuicultura española produciendo pescado tanto de agua dulce como marino cien por cien ecológico.

Una de las certificaciones para la acuicultura marina es la de Friend of the Sea. En España esta certificadora ha otorgado su sello al caviar de esturión de piscifactoría, así como a productores de mejillones, lubina y dorada.  En el país hay otras iniciativas de acuicultura biológica aunque no son fáciles de encontrar y que comercializan pescado certificado, aunque mayoritaramente va a la restauración y no a los mercados convencionales. Recordemos también que en los productos de pesca marina conllevan una elevada huella ecológica y podemos buscar el sello de la certificación MSC (Marine Stewarship Council) en productos pesqueros como las latas de atún.

Una de estas granjas acuícolas bio certificadas y que ofrece producto directamente al consumidor es Naturix Acuiculture, situada en la ribera del Alto Tajuña. Esta piscifactoría cría y engorda truchas alimentadas con pienso ecológico que lleva harina de pescado, aceite de pescado procedente de pesquerías sostenibles y harinas de cereales ecológicos, y, aparte, se alimentan de insectos durante el verano y de otros organismos que aporta el agua del río. De esta manera garantizan un alimento altamente saludable que satisface la demanda creciente de los consumidores por productos libres de tóxicos. También satisface la demanda de esos consumidores de alimentos “bío” que demandan dieta de pescado.

Truchas de piscafactoría bio.

El consumo de carne y pescado es uno de los debates sociales que deberían acometerse cuanto antes. No sólo porqué se comen en exceso sino también por la necesidad nutritiva real de estos productos alimentarios frente a los vegetales y sobre todo por la forma industrializada la cual comporta prácticas mayoritariamente cruentas y de sufrimiento para los animales.

terra.org
may 012012
 


El engaño:

Utilizar el término carbohidrato para describir al azúcar es expresamente engañoso. Desde que se empezaron a obligar rótulos en los paquetes y latas de alimentos con sus propiedades nutricionales, la palabra carbohidrato abarca tanto el azúcar refinado como otros carbohidratos integrales.

El motivo del rótulo es ocultar al desprevenido cliente el contenido de azúcar. Los químicos agregan confusión usando la palabra azúcar para describir un grupo entero de sustancias que son similares pero no idénticas.

La glucosa es un azúcar que se encuentra generalmente con otros azúcares, en frutas y verduras. Es un material clave en el metabolismo de todas las plantas y animales. Muchos de nuestros alimentos principales se convierten en glucosa en nuestros cuerpos. La glucosa está siempre presente en nuestro flujo sanguíneo, y a menudo se la llama azúcar sanguínea.

La fructosa es el azúcar de las frutas.

La maltosa es el azúcar de la malta.

La lactosa es el azúcar de la leche.

La sacarosa es azúcar refinada de caña de azúcar o remolacha.


La glucosa ha sido siempre un elemento esencial en la sangre humana. Pero la dependencia de la sacarosa es algo nuevo en la historia del animal humano. Usar el término azúcar para describir dos sustancias que están lejos de ser idénticas, con diferentes estructuras químicas y que afectan al cuerpo de formas profundamente distintas, sólo causa confusión.

Facilita los teje-manejes de los azucareros que nos dicen lo importante que es el azúcar como componente esencial del cuerpo humano, y cómo se oxida para producir energía, cómo es metabolizada para producir calor, etcétera. Están hablando de la glucosa, por supuesto, que nuestro propio cuerpo fabrica. Sin embargo, a uno/a se le hace creer que los azucareros están hablando de la sacarosa que ellos fabrican en sus refinerías. Cuando la palabra azúcar puede significar tanto la glucosa en su sangre como la sacarosa de la Coca-Cola, eso es sensacional para los promotores del azúcar, pero desastroso para la humanidad.

Han embaucado a la gente haciéndole considerar su cuerpo como una cuenta bancaria. Si las personas sospechan tener insuficiente azúcar en la sangre están programadas para hacer funcionar la máquina expendedora de caramelos y refrescos, ya que estos productos hacen subir la tasa de azúcar en la sangre. Pero esto es lo peor que puede hacerse. Una tasa baja de glucosa sanguínea significa que la persona es adicta a la sacarosa. Los que eliminan esa adicción a la sacarosa descubren que su tasa de glucosa sanguínea vuelve a normal y se mantiene normal.


Un producto como la Coca-Cola, que contiene venenos conocidos y destruye los dientes y el estómago, tiene una de las campañas publicitarias más magníficas en la historia de Occidente.

Es realmente fantástico: esta increíble cantidad de dinero creando una ilusión, la ilusión de que “Coke es lo real”. Ahora los ejecutivos de Coca-Cola han aprendido, por medio de una exhaustiva investigación, que la juventud está buscando lo real y significativo en este mundo de plástico e hipócrita, y un inteligente ejecutivo de publicidad tiene la brillante idea de que es la Coca-Cola. Sí señor, Coca es lo real, y esto se cuela en las mentes del 97 por ciento de los jóvenes entre la edad de seis y 19 años hasta que sus dientes se pudren como los de sus padres.

No hay nada sincero en la publicidad. Imaginemos a un niño con la cara llena de granos, diciendo frente a la cámara lo limpia que era su piel antes de empezar a beber Coca-Cola; y aunque sabe que entorpece su vida social, no puede dejar de tomar ese mejunje. Esta sería una publicidad verdadera, O imaginemos a una niña con una lata de naranjada fabricada en New Jersey, diciéndonos que esto es naranja debido al colorante. La razón de que sea malo es que los sabores artificiales están fabricados con alquitrán de carbón y’ la razón por la cual queremos que Vd. lo pruebe es porque queremos ganar dinero. Si la publicidad dijese la verdad, sería el fin para las tres grandes multinacionales, 500 revistas, varios miles de periódicos, y decenas de miles de negocios. Por lo tanto, nunca habrá una publicidad sincera.

Efectos mentales de la ingesta de azúcar:

La medicina oriental tradicional ha insistido siempre en afirmar que mente y cuerpo no es una dualidad. Lo que llamamos enfermedades y males son simplemente síntomas de que todo el cuerpo está desequilibrado. Para hacer integrar de nuevo a una persona, sólo tiene que comer alimentos integrales y naturales.

Sagen lshitsuka, popular médico anti-médico japonés (era llamado de esta forma por su insistencia en cortar con los métodos tradicionales a pesar de la adopción en el Japón de muchas prácticas de la ciencia y medicina occidental desde el siglo XIX), enseñaba a sus discípulos/as que lo que Occidente llamaba enfermedades mentales podía curarse con una dieta adecuada.


Así como el cáncer es la enfermedad extremo Yin en gente de constitución fuerte, la esquizofrenia es la enfermedad del extremo Yin en gente de constitución débil’ escribió Nyoiti Sakurazawa (sucesor de Ishitsuka), quien daba conferencias, escribía y enseñaba en Europa y América desde la década de 1920 hasta su muerte en 1966.

Como con la acupuntura, la medicina oriental todo lo basa en el principio unificador de Yin/Yang. El azúcar es el alimento del extremo Yin, mientras que la carne cruda es el alimento del extremo YangUn exceso de azúcar Yin produce enfermedades del extremo Yin como el cáncer y lo que nosotros llamamos esquizofrenia.

Por otro lado, en su obra Psiquiatría Ortomolecular, el doctor Pauling escribe:

El funcionamiento del cerebro y del tejido nervioso es sensiblemente más dependiente de la tasa de reacciones químicas que el funcionamiento de otros órganos y tejidos. Creo que las enfermedades mentales están causadas en su mayor parte por tasas de reacciones anormales, determinadas por la constitución genética y la dieta, y por concentraciones moleculares anormales de sustancias esenciales . . . La selección alimentaria y farmacéutica en un mundo que está sufriendo un rápido cambio científico y tecnológico puede a menudo distar mucho de lo mejor”.

La investigación clínica en niños/as hiperactivos/as y psicóticos/as, y en otros/as con lesiones cerebrales e inhabilidad para aprender, indica: Una familia cuyo historial de diabetes es anormalmente elevado (significando que tanto padres-madres y abuelos/as no pueden soportar el azúcar); una alta incidencia de baja glucosa sanguínea o hipoglucemia funcional en los mismos/as niños/as, indicando que sus sistemas no pueden procesar el azúcar; y una dependencia por un alto nivel de azúcar en las dietas de los y las propios/as niños/as que no pueden asimilar.

Los estudios del historial diario de los y las pacientes diagnosticados/as como esquizofrénicos/as revelan que la dieta por ellos/as elegida es rica en dulces, azúcar, pasteles, café, bebidas cafeínadas y comidas preparadas con azúcar. Estos alimentos que estimulan la adrenalina, deben ser eliminados o severamente restringidos 1.

(Nota 1: A.Cott “Orthomolecular Approach to the Treatment of Learning Disabilities” (Enfoque ortomolecular al tratamiento de la incapacidad del educando) sinopsis del artículo reproducido por el Instituto Hexley para la Investigación Biosocial, Nueva York).


El azúcar refinado es mortal para el ser humano porque proporciona sólo lo que los especialistas en nutrición describen como calorías vacías o desnudas. Además, el azúcar es peor que nada, porque drena y extrae las preciosas vitaminas y minerales del cuerpo por las demandas que su digestión, desintoxicación y metabolismo producen sobre todo el organismo.

Para nuestro cuerpo el equilibrio es tan esencial que tenemos muchas formas de contrarrestar el shock brusco de una gran ingestión de azúcar. Los minerales como el sodio (de la sal), potasio y magnesio (de las verduras) y calcio (de los huesos) son movilizados y usados en una transmutación química; se producen ácidos neutros que tratan de restablecer el factor de equilibrio ácido-alcalino de la sangre a un estado más normal.

Si se consume azúcar todos los días, se produce continuamente una condición excesivamente ácida en el cuerpo, y se necesitan cada vez más minerales de lo profundo del cuerpo para tratar de rectificar el desequilibrio. Finalmente, con objeto de proteger la sangre, el organismo extrae tanto calcio de los huesos y dientes, que éstos empiezan a cariarse sobreviniendo al final una debilidad general.

A la larga, todo exceso de azúcar afecta a todos los órganos del cuerpo. Al principio se almacena en el hígado en forma de glucosa (glicógeno). Puesto que la capacidad del hígado es limitada, un consumo diario de azúcar refinado (más la cantidad necesaria de azúcar natural) hace que el hígado pronto se hinche como un globo. Cuando el hígado está abarrotado hasta su capacidad máxima, el exceso de glucógeno retorna a la sangre en forma de ácidos grasos. Estos son transportados a todas las partes del cuerpo y almacenados en las áreas menos activas: el vientre, las nalgas, las mamas y los muslos.

Cuando estas áreas relativamente inofensivas están repletas, los ácidos grasos se distribuyen entonces entre los órganos activos, como el corazón y los riñones. Estos órganos empiezan a disminuir su función; finalmente, sus tejidos degeneran y se convierten en grasas. El cuerpo entero queda afectado con su capacidad reducida, creando una presión sanguínea anormal. El azúcar refinado carece de minerales naturales (los cuales, sin embargo, se encuentran en la remolacha y en la caña de azúcar). Nuestro sistema nervioso parasimpático queda afectado; y los órganos que éste gobierna, como el cerebelo, se vuelven inactivos o se paralizan. (Raramente se piensa que la función del cerebro es tan biológica como la digestión). Los sistemas circulatorio y linfático son invadidos, y la calidad de los glóbulos rojos empieza a cambiar. Aparece una formación excesiva de glóbulos blancos y disminuye la creación de los tejidos.

La tolerancia y poder inmunizante de nuestro cuerpo se van limitando, impidiéndonos reaccionar efectivamente ante los ataques extremos, sean estos el frío, calor, mosquitos o microbios. Un exceso de azúcar tiene un fuerte efecto adverso sobre el funcionamiento cerebral; la clave para un funcionamiento ordenado del cerebro es el ácido glutámico, un compuesto vital que se encuentra en muchas verduras. Las vitaminas B tienen un papel muy importante en la división del ácido glutámico en compuestos antagónico-complementarios que producen una orden de proceder o de controlar en el cerebro. Las vitaminas B son también producidas por bacterias simbióticas en nuestros intestinos. Cuando se toma azúcar refinada cada día, estas bacterias se marchitan y mueren, y disminuye mucho nuestra reserva de vitamina B. Un exceso de azúcar causa adormecimiento, haciéndonos perder nuestra capacidad para calcular y memorizar.

Información extraída de «Sugar blues» de William Dufty.

agnesmacrobiotica

Continue reading »