oct 082012
 
 
Publicado por Consumers International en octubre de 2008
 

Los cereales para el desayuno constituyen un mercado variable y en expansión, en particular para las dos principales fabricantes multinacionales, Kellogg’s y Nestlé

En gran medida el crecimiento del mercado es el resultado de la exitosa promoción que llevan a cabo estas dos empresas, que presentan estos productos como un desayuno adecuado

y saludable para que los niños comiencen el día.

La investigación, realizada por 32 organizaciones de consumidores de todo el mundo miembros de Consumers International (CI), incluyó varios cereales para el desayuno

publicitados para los niños. Este informe se centró en 13 variedades disponibles de cereales en los mercados de todo el mundo, fabricados por Kellogg’s y Nestlé.

Los resultados muestran un cuadro muy diferente al mostrado por las campañas de promoción de las empresas.

La realidad es que los tipos más populares de cereales que fabrican Kellogg’s y Nestlé y cuya promoción está dirigida a los niños, tienen un contenido excesivo de sal y azúcar.

Varios productos de populares cereales arrojaron niveles de sal mayores a aquellos que contienen papas y nueces saladas, algunos incluso más sal que el agua de mar. Otros tipos presentaron un contenido de azúcar más elevado que las galletas o rosquillas glaseadas.

A muchos padres, sin duda, les chocará conocer los altos niveles de azúcar y sal de varios cereales para el desayuno. Sin embargo, existe además el riesgo de que esta irresponsable promoción contribuya a una crisis internacional. Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), 2.300 millones de personas, casi un tercio de la población mundial, presentará sobrepeso en 2015. Esta situación está propiciando un aumento de enfermedades no transmisibles tales como diabetes, cardiopatías y algunos cánceres. Pese a que son varias las estrategias necesarias para enfrentar esta pandemia, un aspecto vital es establecer hábitos saludables de alimentación entre las personas jóvenes.

Mediante la promoción de productos con alto contenido de sal y azúcar dirigida a los niños, las compañías alimentarias están estableciendo patrones de consumo que propician la pandemia de la obesidad. No sólo están comunicando a los niños mensajes irresponsables sobre lo que es saludable comer, sino que simultáneamente están menoscabando los esfuerzos de los gobiernos y la sociedad civil para promover dietas más saludables.

Pese a que las empresas están comenzando a responder a las presiones de los consumidores mediante el anuncio de varias políticas y compromisos, la reacción ha sido débil. Los compromisos de Kellogg’s y Nestlé sólo incluyen a niños hasta los 12 años, y para los más pequeños, no limitan sus estrategias de promoción como, por ejemplo, el uso de personajes de dibujos animados de sus propias marcas.

Cereales peligrosos:
La verdad sobre la publicidad de alimentos dañinos dirigida a los niños

ISBN 978-0-9560297-1-3

Documento original:consumersinternational.org

Sorry, the comment form is closed at this time.